domingo, 23 de septiembre de 2007

Carta

Una amiga que tiene la generosidad suficiente como para dejarme algún que otro comentario en el blog, me preguntó, el otro día, que cuándo iba a actualizar esto.

CARTA

I

Hoy, a 24 de septiembre,
tres y cuarenta y nueve
de la madrugada,
noche de ceniza
-me pierdo en su recuento y reconstrucción-
en la que luces fugaces bajo mi ventana,
viene a mí la confesión
del hueco que hay entre los dos:
tu boca cantaría más cierta en otros labios
que no fuesen los míos.
Menos falso estoy en vos
que en otros cuerpos,
pero ya no es suficiente
para atentar contra la muerte.

II

Anduvimos, entonces,
por calles medio desiertas,
aniquilados de esperanza
y sin embargo todo fue verdadero
y materia de recuerdo.

(Aceptábamos el fin conociéndolo,
punto por punto, desde el principio)

Afuera de tu habitación había
viento y flores en el viento
y no supe si volaban o caían.

Echándose mutuamente de menos,
tu piel se bañó en otros brazos
y la mía en tinta.

Hoy acuden, a pesar de todo
y en homenaje a lo vivido,
las letras de tu nombre,
como polen,
como virutas,
como raíces,
a mis manos.

III

De entonces a ahora tuve tiempo
de reconstruirme,
cicatrizar con otras savias
no el daño pero sí la ausencia de la tuya;
fuiste otra forma del viento:
llevaste, inevitable, la parte de mí
que quedaba por entregar.
Pero elegí la brisa
y sin vergüenza digo
que esta decisión
poco tiene que ver con vos o con la vida.

Creéme que arde cuando
del pecho se me desprende una hoja,
y es difícil ir acumulando el polvo
en que me convierto,
a pesar de que sea el mismo polvo
que, al caer de las manos
que estrecharon las mías,
dibujará mi cara en alguna
zona perdida y no abandonada.

IV

Que no mientan estos versos abiertos:
son, en realidad, sólo tuyos.

(PD:
Admito que caí:
- Escribo para tener un espejo en el que mirarme la cara.
te dije alguna vez,
y durante un tiempo, con estos u otros versos,
lo quise recomponer fueron tus ojos)

5 comentarios:

Mariana T. dijo...

ya lo leí 3 veces, es realmente hermoso.
besos, te quiere, tu amiga

Mariot dijo...

Muy lindo, agradable de leer, y lo siento “bien escrito”. En cuanto al contenido, si bien la temática de “lo que vos provocabas en mí y lo que yo te hacía sentir y lo que hemos vivido y nuestros recuerdos etc…” me aburre y no la puedo seguir, descubrí alguna que otra imagen que le daba una razón de ser. Digamos, la misma temática pero mal escrita sería lo que se puede encontrar en cualquier flog de alguien que se manda a tirar versos. Qué sé yo, capaz es cuestión de gustos o percepciones. A mí no me convence mucho este tópico en la poesía, lo veo más cercano al cuento o la novela, o más propio de letras de canciones con las que alguien se identifica sin mucho esfuerzo en algún bar perdido por ahí.

choibo dijo...

Aplaudo por ti, Charly, me encantó.

Mariot, creo que los temas del mundo son sólo unos pocos; el amor -y todo lo que tenga que ver con él-, obviamente, no está por fuera de ellos. Todo está en cómo contarlo.

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If he will be possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll I thankful, bye friend).

Anónimo dijo...

Hoy el insomnio me trajo hasta vos y hasta aquí aunque estuve tratando de escaparme siempre y para lograrlo fui un poco cruel, un poco distante, un poco cobarde.
"Que no mientan estos versos abiertos:
son, en realidad, sólo tuyos"